miércoles, 13 de febrero de 2013

25 años sirviendo con generosidad


Monseñor José Luis Mendoza Corzo

José Gilberto Ballinas Lara
MAESTRANTE (Filósofo, comunicador y psicólogo)

TUXTLA GUTIÉRREZ, CHIAPAS. “Le doy gracias a Dios por el llamado al Ministerio Ordenado. Para mí es una gracia, y estoy convencido que el Señor nos llama a servirle en su Iglesia, en un servicio alegre, generoso y responsable.” Dijo Mons. José Luis Mendoza Corzo, obispo auxiliar de Tuxtla, en entrevista realizada el pasado mes de enero del 2013 en el marco de su 25 aniversario de ordenación sacerdotal.

“Desde mi juventud me di cuenta de la necesidad que había de más sacerdotes y cuando Dios me llamó, yo le respondí con un ¡Sí!, especialmente al escuchar las reflexiones de Mons. José Trinidad Sepúlveda, Mons. Felipe Aguirre, y del Padre Gumaro en mi preseminario. Desde entonces inicié mi camino de fe.” Explicaba Don José Luis.

Habló sobre su proceso de formación sacerdotal “Fui avanzando en el Seminario Menor, luego el Seminario Mayor en la diócesis de San Juan de los Lagos, y después de un ejercicio de mi diaconado me llama al ministerio sacerdotal el 7 de febrero de 1988. Pasaron nueve años para que se volviera a ordenar un sacerdote chiapaneco, y  a partir de entonces cada año ha habido ordenaciones.”

Dirigió un agradecimiento a los anteriores obispos de la Diócesis de Tuxtla “Quiero agradecer a quienes han sido nuestros obispos en Tuxtla, Mons. José Trinidad Sepúlveda, Mons. Felipe Aguirre, Mons. José Luis Chávez, Mons. Rogelio Cabrera; todos ellos tuvieron que ver en mi camino sacerdotal, y hoy me encuentro pleno de alegría para decir al Señor que estoy en su camino.”

Sobre sus metas sacerdotales comentó “Considero que mis metas que fueron ayudar a la formación de los sacerdotes, ayudar en el Plan de Pastoral, han sido favorables. Ahora que he sido llamado al episcopado con mucho más razón le agradezco a Dios, porque sin merecerlo he recibido el ministerio episcopal, con el que el Señor me da la oportunidad de servir más allá de lo que puede el presbítero.”

El obispo chiapaneco habló sobre los aspectos que le han ayudado en su vida sacerdotal “Un aspecto favorable en mi ministerio, fue estudiar una especialidad a Roma, ya que este hecho me ha ayudado a servir mucho mejor a la Iglesia, como cuando fui formador en el Seminario, o cuando fui vicario de pastoral. De ese modo he podido servir con alegría y generosidad. Actualmente en mi Ministerio episcopal solo puedo decir Señor te quiero servir en lo que tú me llames, estoy en la mejor disposición.”

Habló además de la confianza que le dieron los anteriores obispos de Tuxtla “Por otro lado, la confianza que los Señores obispos me han tenido, me ha ayudado mucho en el servicio. Esto mismo me hizo comprometerme a dar más de lo que, quizá, había pensado o podía dar. Mons. José Luis Chávez Botello fue, para mí, un gran maestro, al enseñarme a enfrentar cualquier situación, y Mons. Rogelio Cabrera López, que fue como un Papá, hermano y amigo, ya que como persona muy prudente me ayudaba a discernir y a cultivar la virtud de la prudencia.”

Sobre su estado de salud comentó “Un aspecto desfavorable ha sido el no haber administrado bien mi salud, esto me ha limitado un poco en mi ejercicio pastoral, me refiero a mis 17 años con el problema de Diabetes. Aún así, sigo con el deseo de seguir sirviendo de la mejor manera, y para ello ahora estoy muy pendiente de mi salud.”

Finalmente pidió a los jóvenes atender al llamado de Dios “Hago un llamado a todos los jóvenes que leen el Semanario Católico a poner mucha atención al llamado que Dios les hace. Si descubren que Él les llama, no le cierren el corazón, por el contrario, ábranlo de par en par. Entiendo que cada uno toma la decisión que quiera, pero sí les invito que, si sienten el llamado, le respondan con generosidad, ya sea en la vida consagrada o en el ministerio ordenado. ¡Ánimo! No tengan miedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario