lunes, 28 de enero de 2013

¿Obispo?


¿Qué significa obispo?

José Gilberto Ballinas Lara

Comúnmente escuchamos hablar de los obispos, de cómo predican a los fieles con gran sabiduría, de cómo celebran los Sacramentos con gran solemnidad, de cómo opinan a favor de la verdad cristiana en los medios de comunicación masiva, etc. Pero, muchos sabemos poco o nada del Ministerio Episcopal que han recibido. En adelante trataremos varios de los aspectos que integran dicho ministerio.

Esta vez, permítanme iniciar con la conceptualización del término “Obispo” y lo que significa, de modo general y para la Iglesia Católica.

Buscando en enciclopedias en línea, encontré la siguiente definición “Obispo: Prelado superior de una diócesis. Obispo in pártibus infidélium (o in pártibus). El que toma título de país o territorio ocupado por los infieles y en el cual no reside. [Religión] Obispo Entre los diversos ministerios que existen en la Iglesia, ocupa el primer lugar el de los obispos que, a través de una sucesión que se remonta hasta el principio, son los transmisores de la semilla apostólica.” (Enciclonet.com)

Como podemos ver, dicha definición hace ya alusión al concepto desde un enfoque religioso, quizá porque la palabra “Obispo” no puede concebirse, con certeza, desde otro enfoque que no sea el religioso, y más aún, desde la Religión Católica que es, como veremos más adelante, su punto de partida. La definición propuesta nos habla ya de la supremacía que tiene la persona del Obispo, incluso hace referencia a la “sucesión apostólica” en la que está inmerso.

Analizando el concepto desde un Diccionario Bíblico encontré la siguiente definición: “Obispo: Griego epískopos, vigilante, inspector o superintendente. Hombre dotado por Dios para cuidar la Iglesia. Debía tener cualidades de maestro, pastor y administrador. El obispo tenía la responsabilidad de apacentar la Iglesia del Señor. El Título de obispo se deriva de Cristo, quien es pastor y guardián.” Esta definición, por supuesto que nos aclara mejor el verdadero sentido y ser de un obispo.

Las Sagradas Escrituras, como fuente principal de la Revelación, por su parte, nos ilumina de la siguiente manera: “Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual os ha puesto el Espíritu Santo como vigilantes para pastorear la Iglesia de Dios, que él se adquirió con la sangre de su propio hijo” (Hch 20, 28.) A grandes rasgos, San Pablo, exhorta a los presbíteros de Éfeso a cuidar y pastorear a los cristianos por mandato del Espíritu Santo.

Por otro lado, encontramos en (1 Tm 3, 2-7) el siguiente texto “Es, pues, necesario que el epíscopo sea irreprensible, casado una sola vez, sobrio, sensato, educado, hospitalario, apto para enseñar, ni bebedor ni violento, sino moderado, enemigo de pendencias, desprendido del dinero, que gobierne bien su propia casa y mantenga sumisos a sus hijos con toda dignidad; pues si alguno no es capaz de gobernar su propia casa, ¿cómo podrá cuidar de la Iglesia de Dios? Que no sea  neófilo, no sea que, llevado por la soberbia, caiga en la misma condenación del diablo. Es necesario también que tenga buena fama entre los de afuera, para que no caiga en descrédito y en las redes del diablo.”

Se podrán mencionar otros textos de la Escritura donde se hace referencia al ser del obispo. Por ahora considero suficiente lo estudiado en los Hechos de los Apóstoles y en la Primera Epístola a Timoteo. En (Hch 20, 28.) Encontramos tres grandes características que todo obispo debe tener en cuenta en su ministerio pastoral, y que definen, ya, su identidad como pastor y guardián de la Iglesia que le ha sido encomendada: cuidar, vigilar y pastorear a la grey.

En cuanto al aporte que San Pablo hace a través de la Epístola a Timoteo en (1 Tm 3, 2-7) el texto se refiere al personaje denominado “epíscopo” que por ningún motivo corresponde a la persona del obispo, como lo conocemos ahora, sino al creyente que ejercía algún cargo en la comunidad cristiana de esos tiempos. Por tal motivo no debe ser motivo de controversia el hecho de leer que, entre las cualidades descritas por San Pablo aparezcan “casado una sola vez” o “que gobierne bien su propia casa y mantenga sumisos a sus hijos con toda dignidad; pues si alguno no es capaz de gobernar su propia casa, ¿cómo podrá cuidar de la Iglesia de Dios?”

Aclarado este punto, podemos rescatar los aspectos que el apóstol de los gentiles nos regala en dicha cita sensato, “…educado, hospitalario, apto para enseñar,” La educación, ha jugado un papel importante en los que son llamados a ejercer el Ministerio episcopal. La riqueza de la educación familiar, se consuma con la cultura y formación que recibe en el Seminario, así como la gran experiencia que le dejan el diaconado y el presbiterado. Estos antecedentes ayudarán a que el obispo sea hospitalario, como parte de la caridad evangélica que debe vivir. Finalmente todo ese bagaje que conforman su persona, harán que el obispo pueda ejercer plenamente el ministerio de la enseñanza de la sana doctrina, los consejos evangélicos y la evangelización en general.

Con todo lo tratado en este pequeño artículo, podemos decir que el obispo, en la actualidad, es la persona que, luego de un complejo proceso de formación al ministerio ordenado, recibe el orden episcopal y el sacerdocio pleno, y con él la enmienda de guiar, pastorear, enseñar y educar a la Iglesia particular (diócesis) que le ha sido conferida por el Papa, sucesor de san Pedro.

En la próxima entrega analizaremos lo que significa el ministerio pastoral de los obispos, iluminándonos por el Concilio Vaticano II.  

viernes, 25 de enero de 2013

Adolescencia y mejora social



Por: José Gilberto Ballinas Lara
Maestrante en Psicología del adolescente

La adolescencia es una etapa crucial en la vida del ser humano, que inicia con la pubertad. En ella se desarrollan la mayoría de los elementos constitutivos que harán del “adolescente” un adulto apto para desarrollarse y alcanzar su plenitud.

Etimológicamente, el término proviene del latín adolescens, adoleceré, que significa crecer, crecer hacia la madurez, ir en aumento desarrollarse “La mayoría de los autores han definido la adolescencia como la edad del cambio; proviene del verbo latino adolescere que significa crecer” (Madrigal de León Eduardo “Orientaciones educativas para padres de adolescentes”)

Los rasgos más característicos de esta etapa de la vida y del desarrollo de la persona humana, son los cambios fisiológicos, sociales y psicológicos que en la adolescencia  se encuentran. 

Los cambios más notorios son los fisiológicos, tales como: crecimiento de los senos en las mujeres y el cambio de voz en los hombres, incremento en la estatura en ambos casos, la menarquía en las mujeres, las poluciones nocturnas en los hombres, etc.

Los cambios fisiológicos son muy importantes, ya que, entre otras funciones, preparan al adolescente para procreación y preservación de la especie humana.

Los cambios psicológicos son aquellos que tienen que ver con las emociones, lo cognoscitivo (capacidad intelectiva, y facultades y procesos mentales como la memoria), así como la adecuación de la personalidad propia.

Por supuesto que no podemos dejar de lado que, estos cambios influyen para bien, o en su defecto para mal en el adolescente, involucrándose además el aspecto espiritual tan importante en su vida, su relación con el Ser superior, Dios.

Es tarea de los padres, en primera instancia, proponer un ambiente familiar propicio para el buen desarrollo del adolescente. Por supuesto, el Estado tiene también que mejorar en sus políticas educativas y culturales, para contribuir con una sana y correcta educación en las Instituciones educativas.

La adolescencia, como realidad existente en toda sociedad, debe ser vista como una oportunidad de hacer de ella algo mejor; cada vez que los futuros adultos que la conduzcan serán los adolescentes que, en tiempo presente, están desarrollándose, y dicho desarrollo está en nuestras manos.

miércoles, 23 de enero de 2013

Modificar actitudes egoístas en la familia


Por: José Gilberto Ballinas Lara
Maestrante en Psicología del adolescente

Es muy común observar en varias familias expresiones como ¡Es que nadie me toma en cuenta! ¡Es que yo hago todo! ¡Me merezco lo mejor! ¡Puedo hacer lo que me venga en gana! Y otras más. Estas pueden ser manifestaciones muy externas de trastornos emocionales y de sentimientos de cólera, envidia y hasta odio de uno o más integrantes de dichas familias.

Además, pueden tener una causa fisiológica, es decir, un padecimiento físico-orgánico que limite los alcances de la persona que la manifiesta y lo lleve desde al desaliento hasta la frustración y que si no son bien atendidas y manejadas pueden desencadenar mayores desequilibrios en quien las padece.

Sin embargo, quiero destacar que, muchos de estos “males” tienen su origen, aún, más allá de la psicología y la medicina; en una reducida concepción de la libertad humana, entendida como un impulso o fuerza que lleva a hacer de mí lo que yo quiera, con miras a mi única realización y bienestar egoístas “En la base de estos fenómenos negativos está muchas veces una corrupción de la idea y de la experiencia de la libertad, concebida no como la capacidad de realizar la verdad del proyecto de Dios sobre el matrimonio y la familia, sino como una fuerza autónoma de autoafirmación, no raramente contra los demás, en orden al propio bienestar egoísta.” (Familiaris Consortio. No. 6)

La libertad así entendida, lleva a los padres y los hijos situarse como la parte más necesaria y fundamental del todo, la familia, acreditándoles a los demás integrantes el carácter de innecesarios y dependientes de él; esto es, considerarse en un puesto axial referente a los demás, un criterio, por supuesto egoísta, desde todas las perspectivas.
Ante esta situación es necesario hacer énfasis en crear conciencias en cada integrante de la comunidad familiar, en los padres y los hijos, hablando de una familia nuclear (formada por un padre, una madre y los hijos biológicos) que es la visión y estructura más correcta de una familia, según la voluntad de Dios.

Tal conciencia parte de un asumirse como “uno en el todo” y no como “el único y todo” Es decir, la familia integrada por sus partes y cada una con un propio valor e importancia, que no lo hacen más que los demás, sino uno como los demás; y en la medida de que todos hacen esfuerzos por desarrollar aquello que les es propio de su ser como hijas (os) o padres se irá logrando el dinamismo que lleve a la familia por mejores caminos.

No olvidemos que el seno familiar es la primera comunidad de vida, es donde se gestan personas con intereses comunes, más allá de los particulares y que será en la medida de que cada uno concientice y haga lo correspondiente para lograr los objetivos del todo familiar, modificando, así, la actitud egoísta por una actitud de servicio y amor a los demás.

jueves, 17 de enero de 2013

Reliquias de Santa Faustina Kowalska en la Arquidiócesis de Tuxtla



Sus reliquias estuvieron expuestas durante el 1er Encuentro con Jesús Divina Misericordia realizado en el Seminario Mayor.

José Gilberto Ballinas Lara

TUXTLA GUTIÉRREZ. “Dios no nos pide imposibles, pero sí nos pide, hacer todo lo que podamos en favor del otro” Expresó Mons. Eugenio Lira Rugarcía, en Misa celebrada en el marco del 1er Encuentro con Jesús Divina Misericordia, realizado el pasado 16 de diciembre de 2012, en el Seminario Mayor Diocesano de Tuxtla.

La Bienvenida corrió por cuenta del Pbro. Amilcar Cancino, quien motivó a los presentes a disponerse a vivir un encuentro con Cristo Misericordioso. También se contó con la presencia de la Sra. Maribel Parroquin, quien estuvo animando a todos en la fe durante toda la jornada.

En otro momento, el Pbro. José Luis Aguilera Cruz, participó con el tema “La Misericordia de Dios desde la Sagrada Escritura”. Expresó que la Misericordia del Señor es inmensa “La misericordia que se entrega, se da, es la Misericordia del Señor” Habló de la fidelidad de Dios “Dios es fiel. Él no nos trata según nuestros pecados, sino según su corazón lleno de amor”

Tiempo después hubo un significativo momento de adoración al Santísimo Sacramento, que estuvo dirigido por el Pbro. Elí Ballinas Urbina. Todos los fieles se entregaron en adoración a Cristo y, al final del acto, recibieron la Solemne bendición del Señor.

“La relación entre el Inmaculado Corazón de María y la Divina Misericordia” fue el siguiente tema, expuesto por el Pbro. Carlos Humberto María Pio S. Para luego dar paso al primer espacio de veneración de las reliquias de Santa Faustina, momento muy emotivo por la emoción y alegría de todos los que pasaron ante ella.

Después de un breve descanso, siendo las tres de la tarde, la Asamblea se dispuso a rezar con devoción y confianza la “Coronilla de la Divina Misericordia”, dirigida por Maribel Parroquin y cantada por todos los presentes.

Poco después tocó el turno a Mons. Eugenio Lira quien compartió muchas de las anécdotas que le han sido significativas durante su vida, sobre todo aquellas que le llevaron a la devoción la Divina Misericordia.

El encuentro finalizó con la Santa Misa, donde el también obispo auxiliar de Puebla, explicó a los fieles “Dios no nos pide imposibles, pero sí nos pide, hacer todo lo que podamos en favor del otro. Se trata de tener un corazón que vea dónde se necesita y que actuemos”

Especificó que la familia es un espacio donde se debe actuar “Veamos cuánto necesita nuestra familia de nosotros, y compartamos con ella nuestro tiempo y nuestro cariño”, y concluyó con una oración “Que la Santísima Virgen María, Santa Faustina, y el Beato Juan Pablo II, intercedan por nosotros”

Fueron muchos fieles los que se acercaron a comulgar. Al final de la misa, se volvió a permitir que los asistentes veneraran las reliquias de la Santa de la Divina Misericordia, llevándose consigo unas imágenes impresas de Jesús de la Misericordia transformadas en reliquias de tercer grado, debido al contacto de estas con la urna de las reliquias de Santa Faustina. 

Peregrinos guadalupanos testimonian haber recibido el favor de Dios y la Virgen


“Dios se manifestó en los hermanos (el campesino y el mecánico) que nos apoyaron. Por eso debemos estar agradecidos con María Santísima y con el Señor Jesucristo” Dijo Rafael Villafuerte, coordinador del grupo de peregrinos.

José Gilberto Ballinas Lara

TUXTLA GUTIÉRREZ. Después de participar en la peregrinación que inicia en Villaflores, Chiapas, hacia la parroquia de Guadalupe de esta ciudad capital, que se realiza cada 12 de diciembre; el grupo “Peregrinos de la Capilla de San Juan Diego, Col Jardines del Pedregal” llegó a su capillita para dar gracias a Dios con una Celebración de la Palabra y dar a conocer su testimonio. 

“Estamos bendecidos. Un servidor invitó, por gracia de Dios ya que yo soy instrumento de Él, a los hermanos presentes a participar en una peregrinación. Yo tenía la inquietud de formar un grupo, pero no se había podido. Sólo Dios sabe por qué suceden las cosas.” Dijo Rafael Villafuerte García, coordinador del grupo de peregrinos, al dar su testimonio durante la Celebración de la Palabra.

Dijo que realizaron el proyecto de peregrinar para la Virgen de Guadalupe, también, como una acción de gracias “El Señor nos ha bendecido de muchas maneras. A veces no con dinero pero tenemos la salud y la vida. Quizá hemos pasado tantas cosas en tan poco tiempo y nosotros no le retribuimos nada a Jesús y a María”

Explicó que fueron a ofrecer su cansancio a Dios y a la Virgen “este cansancio, un cansancio que hoy tenemos y mañana ya no, pues no es un cansancio cualquiera, es un ofrecimiento a la Virgen María. Ella está todo el tiempo con nosotros y, por supuesto, también Jesús”

Compartió una significativa anécdota de la peregrinación “Nosotros alquilamos la camioneta y ahí nos fuimos los 19 peregrinos. Antes de llegar a Suchiapa escuché un ruido y sucede que la llanta trasera estaba cerca de desprenderse, pero no fue así porque Dios nos protegió.” 

Con lágrimas en los ojos, habló de las dificultades para poder reparar la camioneta “Era día domingo, en plena carretera, sin refaccionaria cerca, y, pues, nos empezamos a desesperar. Yo hacia mi oración y por momentos me quería ganar el desánimo”

Explicó que como las seis de la tarde pasó una persona que les ofreció ayuda “Era un campesino ya grande, y nos acompañó a buscar un mecánico, pero fuimos a varios lugares y no encontramos uno solo. Luego visitamos a otro mecánico quien, movido por Dios, tomó su auto y fue con nosotros a buscar la pieza que necesitábamos.”

Dijo que buscaron en varios talleres y fue hasta el último de ellos donde encontraron la refacción. Fue así como les repararon la camioneta y partieron hacia Villaflores. “Llegamos cuando la peregrinación estaba por salir y, a partir de entonces, todo marchó bien. Yo les decía a mis hermanos que tuviéramos más fe para vencer los obstáculos que nos pone el enemigo” 

El coordinador del grupo acentuó “Les comenté a todos que Dios se manifestó en los hermanos (el campesino y el mecánico) que nos apoyaron. Por eso debemos estar agradecidos con María Santísima y con el Señor Jesucristo”

Por último, explicó que el día 12 de cada mes asistirían a la “Misa de Peregrinos”, a las siete de la noche en la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe. Además, se reunirán una vez cada fin de mes en el hogar de cada uno de ellos para continuar con su proceso de formación cristiana para “Que cada uno de nosotros demos fruto, invitemos a un hermano para que el próximo año vayamos muchos más a la peregrinación”

Luego de la celebración de la Palabra los peregrinos junto a la asamblea reunida cantaron vivas e himnos a la Virgen María y a Cristo. 

Conoce a Alberto, un monaguillo que afirma entrará al seminario para ser sacerdote


José Gilberto Ballinas Lara

TUXTLA GUTIERREZ. Conoce a Alberto Cabrera Álvarez, un niño que, con tres años de servicio en el Altar, asegura tiene la intención de llegar a ser sacerdote y servir al Pueblo de Dios; dato que nos compartió durante la entrevista que le hicimos el 05 de diciembre de 2012 en la parroquia de San Juan Diego a la cual pertenece.

Dicha entrevista la realizamos luego de que Alberto había participado en una Misa del novenario en honor a San Juan Diego, donde había servido en el Altar junto a su equipo de monaguillos, quienes le animaron a compartir su experiencia con nosotros.

Nos dijo que en su vida familiar las cosas marchan bien “Vivo con mi familia y estamos muy bien gracias a Dios, aunque algunas veces me descontrolo un poquito pero mis papás me ayudan a seguir adelante con su apoyo y comprensión”

Le preguntamos de cómo es su situación en la escuela y, un tanto pensativo, nos dijo “Voy bien la escuela. Mis calificaciones son de ocho y nueve. Las materias donde mejor voy son matemáticas, español e inglés. Y trato de ser un buen alumno”

Con una gran alegría reflejada en su rostro, Alberto nos dijo que lleva alrededor de tres años sirviendo en el Altar, en la sede parroquial a la que pertenece. Nos comentó que ha recibido bendiciones de Dios “Me he sentido muy bien en estos tres años, ya que Dios me ha ayudado mucho y me ha apoyado”.

Nos habló de la buena relación de compañeros y amigos que tiene con su grupo de monaguillos y de la formación cristiana que les dan “Nos llevamos muy bien y convivimos mucho todos los monaguillos. En las reuniones nos enseñan a cómo se debe servir a Jesús en el Altar, lo que significan los objetos sagrados. Además nos dan reflexiones sobre la Biblia”
Le preguntamos si tenía alguna inquietud a la vida sacerdotal, con una sonrisa nos contestó “Desde muy pequeño me llamó la atención ser monaguillo. Ahora, tengo deseos de entrar al Seminario y llegar a ser sacerdote para servir a su pueblo”

Por último, dedicó un mensaje a todos los lectores, especialmente a los niños “Quiero invitarlos a que se integren a un grupo de monaguillos ya que es muy bonito. Además porque Dios los está llamando a servirle. Se necesitan muchos monaguillos y en todas las parroquias hay un grupo donde pueden integrarse” Concluyó Alberto.

“No tener miedo a estar en la verdad y escuchar a Cristo”: Carlos Díaz


Conoce al Delegado de la Vicaría San Marcos de la DIPAJAT

“No tener miedo a estar en la verdad y escuchar a Cristo”: Carlos Díaz

José Gilberto Ballinas Lara

TUXTLA GUTIÉRREZ, CHIAPAS. Carlos Alberto Díaz Gutiérrez Delegado de la Vicaría San Marcos de DIPAJAT nos explica, en entrevista hecha el 07 de diciembre de 2012, que al conocer a Cristo su vida dio un giro de 360 grados.

Comenzó diciendo que su familia no era muy católica “Vengo de una familia muy unida. Somos dos hermanos donde soy el menor. Gracias a Dios tengo 27 años. Al principio mi familia no era muy católica. A los seis años comienzo mi caminar en la Iglesia católica con ayuda de mi madre. Después, ella invitaría a mi papá.”

Definió que durante su infancia sus padres lo guiaron a participar en la Iglesia “Durante la infancia fui muy arropado por mis papás cuando ellos estaban en la Iglesia, por ejemplo, cuando me llevaban a Catecismo, pero siempre respetaban mis pensamientos y actitudes.”
Nos habló de la etapa difícil que vivió, en la adolescencia, cuando se alejó de la Iglesia. “Luego pasó que, durante la adolescencia y juventud, me alejé un poco del camino de Dios alejándome de la Iglesia. Cuando esto pasó, mis papás respetaron mi decisión y no me dijeron nada. Caí un poco en las drogas y el Alcohol. Tuve la oportunidad de entrar en un retiro kerigmático y fue el “bum”. Cristo tomó mi corazón, y aquí sigo.”

“Tenía como 15 años cuando recibí la invitación de un amigo diciéndome ‘Mira, vamos a vivir un retiro.’ Pregunté ¿Y con qué se come eso? Él me empezó a hablar de Dios y acepté. Fue un viernes por la noche que ingresé al encuentro. Obviamente no quería entrar, pero mi corazón sentía algo y pensé que ya estaba en el lugar y algo bueno saldría de eso.” Decía Carlos.

Sobre el resultado de ese encuentro con Cristo “Fue un cambio de 360 grados. De estar una semana fuera de la Iglesia y decir ¡no quiero a Dios! a pasar esa otra semana así con muchas ganas, y siguiéndolo. No seme olvida el momento de un sábado, donde en la parroquia de San Roque bajamos a la cripta y ahí estaba expuesto el Santísimo Sacramento. En ese tiempo no sabía lo que era eso.”

Nos dijo que ante la invitación de pasar a frente a la Eucaristía accedió “En esa ocasión me pidieron que pasara ante Él, yo me pregunté ¿Por qué, si no me nace? Sin embargo accedí. Empecé a hacer oración y ahí fue donde prácticamente cambió todo para mí. Ese retiro kerigmático fue un parte aguas en mi vida, como un sumergirme en las aguas de la fe y lavarme de todo lo que tenía.”

Sobre su actual apostolado “Como delegado de la vicaría San Marcos de DIPAJAT, una de mis tareas es visitar las parroquias, hacer que ellas caminen conforme al Plan Diocesano y el proceso evangelizador. Una de las cosas que me motiva mucho es la sonrisa y el saludo de los jóvenes cada que voy a las parroquias.”

Nos habló un poco de aquello que lo motiva a seguir “También hay cosas que no salen conforme a lo planeado y eso me desanima un poco. Por ejemplo cuando hay una junta y no llegan. Pero es más lo que me anima. El amor de Cristo reflejado en los jóvenes cuando los voy a visitar a su comunidad, me motiva a seguir, ese arropamiento, no a mi persona, si no a Cristo porque es Él quien los visita.”

Dedicó un mensaje a todos los lectores “Cristo dice que todo el que está en la verdad escucha su Palabra. Esto nos debe motivar a perseverar en la verdad. Vivimos un momento de cabezas llenas y corazones vacios. Lo importante es no tener miedo a estar en la verdad para escuchar a Cristo y adentrarnos al mar para evangelizar.” Concluyó nuestro entrevistado.

La Parroquia de San Juan Diego, una comunidad joven que avanza


José Gilberto Ballinas Lara

TUXTLA GUTIÉRREZ. El Pbro. Luis Antonio Muñoz Alonso párroco de San Juan Diego, Tuxtla; nos habló referente a la vida pastoral de la comunidad que él encabeza, en entrevista realizada el pasado 04 de diciembre de 2012, en el Templo parroquial ubicado en el barrio “La Pimienta” de la capital chiapaneca.

“Creo que como todas las parroquias, especialmente las muy jóvenes, como esta de San Juan Diego, tienen un proceso un poco difícil ya que, como nosotros, están en proceso de construcción. Quizá no es la construcción material de la Casa de Dios, del Templo, que aunque faltan algunos detalles en cuestión de salones etc., sino la construcción de la comunidad eclesial.” Comentó.

Los agentes van madurando en la fe
Sobre la construcción espiritual de la comunidad, el padre Antonio, nos dijo “Esta construcción tiene un proceso. Los agentes de pastoral van madurando en la fe, van creciendo en la responsabilidad, y es en este proceso en el que nos encontramos, avanzando poco a poco. Esto no quiere decir que antes no hubo nada, sino estoy consciente que hubo un trabajo muy especial y específico en una etapa muy importante de la parroquia.”

Nos dijo que la parroquia asume el Plan Diocesano de Pastoral y lo aplica en su plan parroquial “Con el Plan Diocesano de Pastoral, el conocerlo y asumirlo va de alguna manera no haciendo a un lado el plan parroquial, sino en la parroquia se retoman las urgencias que descubrimos en nuestra comunidad y fortaleciendo lo que ya hemos trabajado, pero esto ya es propiamente del mismo plan diocesano vamos retomando las actividades, dándole más forma, buscando responsables, recursos, etc.”

Fortaleciendo la vida de Comunión
Sobre los  aspectos que más han trabajo, nos comentó que la vida de comunión es uno de ellos “Retomamos del mismo Plan Diocesano la formación de los agentes, el evangelizarlos como un proceso sistemático y, al mismo tiempo, fortalecer la comunión. En una parroquia nueva, el sentido de la comunión es lo que más adolece. Por eso hemos reforzado la vida de comunión, por ejemplo el hacer que las capillas no se sientan aisladas sino que son parte de un todo.”

Nos dijo que la comunidad parroquial ha experimentado, ya, la misión “De igual modo, las pequeñas comunidades existentes que no se sientan aisladas, sino que son parte del todo que es la comunidad parroquial. En resumen, la vida de comunión y la formación de los agentes han sido nuestros caballitos de batalla. Además, hemos tenido, este año, la experiencia de compartir  un poco de esto que el Señor nos ha regalado y hemos tenido la experiencia de misión en nuestra parroquia.”

La falta de comunicación como una limitante
Al preguntarle si existen limitantes que eviten el desarrollo de la vida parroquial, esto nos compartió “Una de las limitantes que he encontrado en esta parroquia es la falta de comunicación. Aunque tenemos los espacios como la reunión del Consejo Parroquial, donde informamos de todas las actividades de nuestra parroquia y los sectores, hemos implementado espacios a través de los retiros, de convivencias para poder comunicarnos.”
El párroco, externó que al no asistir a las reuniones parroquiales se pierde la comunicación “Sin embargo, cuando por algún motivo alguno de los agentes no asiste a estas reuniones o por que se suspenden las mismas, esto hace que en algunos momentos se detenga un poco el trabajo parroquial. La falta de comunicación es una variable que impide que avancemos con mayor seguridad.”

En contraste, le pedimos que nos explicara aquellos elementos que han favorecido los procesos parroquiales “Por el contrario, algo que veo con mucha ventaja es que hay varios agentes de pastoral que son muy responsables y toman muy enserio su papel, y se desempeñan sin que uno tenga que estar detrás de ellos. Con su actitud le van dando movimiento a la parroquia.”

La parroquia cuenta con agente de pastoral entregados a su servicio
Declaró que el hecho de contar con agentes con un gran nivel de responsabilidad de la mucha certidumbre “Esto me da cierta seguridad, cuando por algún motivo me tengo que ausentar momentáneamente sea por alguna reunión con otros presbíteros, o por otras razones de fuerza mayor, se que estos hermanos harán que la parroquia siga caminando.”

Nos comentó que, en este Año de la FE, la parroquia ha tenido a bien, participar de muchas maneras “En el año de la fe, hemos estado atentos con los eventos que ha habido en esta vicaría episcopal, como la apertura que hubo el 11 de octubre pasado. Además, se les ha pedido a todas las comunidades que adquieran la Carta Apostólica del Santo Padre ‘La puerta de la fe’ para que lo reflexionen y de ese modo estén empapados con este acontecimiento.”

El pastor y guía de esta parroquia anotó que en la homilías también abarca el tema de la fe “De manera personal en la homilía, a la luz de la Palabra de Dios, siempre que haya una oportunidad volvemos a insistir en el sentido de la fe.”

Finalmente invitó a todos los lectores a participar cada año en las festividades en honor a San Juan Diego, que se realizan del 01 al 09 de diciembre, porque “San Juan Diego no está aislado del acontecimiento guadalupano, sino que es parte del mismo, y todo lo que sea parte de nuestra Madre Santísima, la Siempre Virgen Santa María de Guadalupe es importante para nosotros” Finalizó diciendo el Padre Luis Antonio.

Celebran intensa novena en honor a San Juan Diego en Tuxtla



El párroco del lugar pide a los fieles ser humildes y sencillos para recibir el Reino de Dios

José Gilberto Ballinas Lara

TUXTLA GUTIÉRREZ. En plena novena en honor a San Juan Diego, el párroco Luis Antonio Muñoz Alonso, exhortó a los fieles a ser humildes, a cultivar la comunión y a estar alertas al retorno de Cristo; esto durante la misa que se celebró el pasado 04 de diciembre de 2012, a las seis de la tarde, en el templo parroquial ubicado en el barrio La Pimienta de esta ciudad.
“Nos da mucho gusto que nos acompañen en este día del novenario de San Juan Diego. ¿Qué nos dice el Señor a través de este novenario en honor a San Juan Diego y en este tiempo de Adviento? Yo creo hermanos que la fiesta de San Juan Diego. Desde la fe y a la luz de la  Palabra de Dios se nos quiere resaltar la humildad y sencillez de San Juan Diego.” Decía el párroco al iniciar la homilía.

Sobre la humildad y sencillez, enfatizó “Esa humildad y sencillez de nuestro santo patrono, como dice el Señor Jesús, a través del evangelista San Lucas, es a ellos a los que el Reino de Dios ha llegado en primera instancia. El Reino de Dios a nadie excluye, es para todos, pero dice Cristo que los sabios y los entendidos no le hicieron caso, pero los humildes y sencillos van por delante.”

Retomando la fiesta patronal comentó “Esta fiesta patronal nos invita a ser humildes y sencillos para que el reino de los cielos llegue a nosotros. No nos excluyamos nosotros mismos del Reino de Dios, ya que lo hacemos cuando sentimos que podemos todo y que nadie puede ni debe enseñarnos.”

Por otro lado, explicó que la fiesta en honor a San Juan Diego es una manera de vivir la comunión eclesial “La fiesta es signo de comunión, un momento muy importante de comunión eclesial en dos niveles. Primero, entre nosotros como parroquia, los agentes de pastoral, los que acostumbran llegar a misa únicamente los domingos, con los que están trabajando para nuestra parroquia, comunión eclesial al interior.”

“Segundo, momento de comunión eclesial hacia afuera, con las hermanas parroquias de este decanato, a quienes invitamos a esta fiesta para participar en la Eucaristía, que vienen con sus equipos de liturgia a participar en estas fiestas patronales.”

Sobre el tema del adviento declaró “Esta fiesta quiere también pedirnos estar alertas. No debemos estar metidos en nuestras casas sin saber lo que el Señor Jesús nos está pidiendo en este momento de la historia. Estemos a la escucha atenta a la Palabra de Dios, para celebrar la manera de cómo el Señor nos vino a liberar, encarnándose, para liberarnos y tenemos que estar alertas para su segunda venida.”

Al finalizar su homilía exhortó a toda la Asamblea a hacer oración a Dios “Pidamos al Señor para que nos conceda ser humildes y sencillos, poder vivir la comunión eclesial y estar atentos a su palabra y su mensaje de salvación.”

Pasada la Comunión Eucarística hizo su arribo un grupo de jóvenes pertenecientes a la Dimensión Juvenil de esa parroquia quienes con el himno de la “Guadalupana” entraron al templo para dejar un “enrame” en el monumento que se hizo a este Santo Mexicano.