martes, 25 de septiembre de 2012

La XII Asamblea Diocesana de Pastoral una asamblea de Conversión y sentido de fe



"Que en nuestra asamblea diocesana de pastoral nos adhiramos al Señor, con entusiasmo, con conversión y sentido de fe.": Mons. Rogelio Cabrera López

José Gilberto Ballinas Lara

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; a 21 de septiembre de 2012. En el marco del inicio del año de la fe, el 50 aniversario de la Arquidiócesis y de la Misión Continental, se llevó a cabo la XII Asamblea Diocesana de Pastoral los pasados días 20 y 21 de septiembre de 2012, donde se analizaron los proyectos estratégicos y cada uno de los cursos de acción que componen a los mismos.

Como en las pasadas Asambleas participó el presbiterio diocesano, religiosas y laicos comprometidos venidos de las distintas vicarías de pastoral de esta Arquidiócesis de Tuxtla, recibiendo la iluminación, del Pastor Diocesano Mons. Rogelio Cabrera López y la presencia de su obispo auxiliar Mons. José Luis Mendoza Corzo.

Un encuentro de Comunión para la Comunión
La primera jornada inició con la Celebración Eucarística, donde toda la Asamblea reunida, luego de haber escuchado la Palabra de Dios, recibió la iluminación del Pastor diocesano quien, en la homilía dijo “Con esta Eucaristía iniciamos nuestra Asamblea Diocesana, un encuentro de Comunión para la Comunión”. Explicó que es encuentro de comunión, ya que quien realiza, quien hace la comunión es Cristo. Que de ahí entonces que la Eucaristía como el mayor signo de la Comunión debe estar en el centro de este evento eclesial.

Refiriéndose al objetivo de la Asamblea anotó “En nuestro objetivo están enunciados los acontecimientos que la dan contexto histórico a nuestra asamblea, normalmente hechos eclesiales: Estamos por iniciar el ‘Año de la Fe’, está por celebrarse el Sínodo de los Obispos que tendrá como tema ‘la transmisión de la fe en la nueva evangelización’, y la preparación del año jubilar 2015 donde celebraremos los 50 años de nuestra Diócesis de Tuxtla.”

Crisis de fe, crisis de ortopraxis
Sobre los acontecimientos eclesiales dichos anteriormente, dijo que todos tienen en común un llamado a la fe. Indicó que un hecho eclesial que está de fondo en la Asamblea es  “Nuestra crisis de fe”. Al respecto, declaró que la “crisis de fe” que se vive en estos tiempos no es una crisis de ortodoxia (en los contenidos de la fe cristiana), sino de ortopraxis (de la vida de los cristianos).

Sobre el tema de la “Crisis de fe” añadió “La crisis de la fe es crisis existencial.” Se refirió también a que la Asamblea celebrada tenía la oportunidad de poner a la Iglesia de Tuxtla frente a esta realidad “Nuestra asamblea nos pone frente la crisis de la fe. Por eso esta asamblea de comunión es asamblea de conversión” Dijo además, que dicha asamblea tenía que ser, de igual forma, una asamblea de conversión, y que es necesario hacer una esfuerzo arduo por resembrar la semilla del Evangelio “Tenemos que unirnos para resembrar la semilla del Evangelio. Vivimos un crudo invierno en la Iglesia, alguien pisoteó el cultivo de Dios”

Con entusiasmo, conversión y sentido de fe
Insistió en que únicamente con la santidad de los fieles podrá responderse a la actual crisis de fe “Solo la alegría de los testigos y el entusiasmo de los misioneros, que no es otra cosa que decir 'la santidad de los fieles' podrá en este momento ser la respuesta a la crisis de fe.” Y finalizó su discurso diciendo “Que en nuestra asamblea diocesana de pastoral nos adhiramos al Señor, con entusiasmo, con conversión y sentido de fe.”

Luego de la Ceremonia Eucarística, donde los presentes pudieron participar de la Comunión Eucarística, se dio paso a los trabajos propios del encuentro eclesial en el Auditorio del Filosofado del Seminario Mayor Diocesano.

En los trabajos del primer día, los asambleístas analizaron cada uno de los proyectos estratégicos (Iglesia discípula y misionera, proceso de evangelización y vida de comunión,  y sus respectivos cursos de acción; de los cuales se proporcionaron un número alto de aspectos positivos, negativos y las sugerencias para mejorar los mismos.

La 2ª jornada se inició nuevamente con la Santa Misa, donde en esta ocasión, el Señor Arzobispo invitó a la Asamblea reunida a ver la Eucaristía como una invitación de Dios a los pecadores a sentarse a la mesa y comer con Él “La Eucaristía es la invitación que Dios hace a comer con pecadores. Un cristiano nunca debe despreciar a los pecadores, sino que debe asumir su realidad de pecador.”

La fe tiene carácter objetivo y subjetivo
En otro aspecto refirió que la fe tiene dos caracteres, uno subjetivo y otro objetivo “La fe tiene un carácter objetivo y subjetivo.” Y Agregó “Hoy en la sociedad se vive un subjetivismo que tiene que ser objetivo mediante la fe.” Refiriéndose a los fundamentos objetivos de la Iglesia aclaró “La Iglesia tiene la norma objetiva el Evangelio, pero también tiene el testimonio de quienes vieron a Cristo”, e hizo notar que en la Iglesia también existe el testimonio de los Apóstoles.

Destacó que cuando se acepta la objetividad de la vida, se puede entender la misericordia de Dios, y anotó “Nosotros sí compartimos el pecado, nos sentamos con otros para pecar, no para salvarlo.” Y añadió “Jesucristo vive la comunión con pecadores, en la Eucaristía quiere sanarnos” Refiriéndose al evangelio según san Mateo, proclamado ese día, aclaró “San Mateo descubre que Jesús no rechaza a nadie y que quiere una comunidad de hermanos.” Y exhortó a todos con estas palabras “Pidamos la intercesión de San Mateo para que se acreciente en nosotros el encuentro vivo y afectuoso con Cristo, pero también que descubramos los lazos de unidad que debe de haber en la Iglesia.” Con lo cual terminó la homilía el celebrante.

Luego de la Santa Misa, laicos, religiosas y sacerdotes presentes en la Asamblea Diocesana de Pastoral se dieron a la tarea de continuar analizando lo que se ha alcanzado con los cursos de acción actuales, la situación actual y deseada.

En una intervención, el Señor Arzobispo de Tuxtla, invitó a todos los presentes a asumir las responsabilidades para que los proyectos estratégicos se lleven a cabo satisfactoriamente, y exhortó a todos a realizar una conversión personal y comunitaria.

SEDIPAK Tuxtla impulsando la formación de los agentes de pastoral



La Hna. Maricela Gaspar (Hermana Catequista de Jesús Crucificado) nos explica, en entrevista, los pormenores de dicho proceso de formación

José Gilberto Ballinas Lara

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. “Fue en el año del 2010 cuando los sacerdotes que conformaban la Pastoral Profética, junto con Don Rogelio, resolvieron que el contenido del proceso formativo no era exclusivo de catequistas, sino que era una formación básica para todo agente de pastoral.” Nos dijo la Hna. Maricela Gaspar en entrevista referente al trabajo formativo que realiza SEDIPAK Tuxtla en la Arquidiócesis.

Nos dijo que el proceso de SEDIPAK nació enfocado a la formación de puras catequistas “El proceso de SEDIPAK nació como inquietud de responder a la formación del catequista. Dicho proceso se titula “Llamó a los que Él quiso para que estuvieran con Él y enviarlos a predicar”, consta de tres etapas de un año cada una y tiene siete módulos o áreas de formación.”

Nos compartió que dicho proceso surgió para destinatarios muy concretos como son los catequistas, y se fueron viendo aspectos como: Desarrollo humano, espiritualidad, la pedagogía y metodología, Bíblia y el catequista e Iglesia y sacramentos y liturgia.

Nos dijo que este proceso lo impulsó la Hna. Gladis de la Cruz, Hermana Catequista de Jesús Crucificado y con la iluminación de Mons. Rogelio fueron adecuándose los contenidos, y que fue el mismo Señor Arzobispo quien propuso una dimensión social en la catequesis.

“Dicho proceso inició como experiencia piloto en 1998, al mismo tiempo que se creaba un primer folleto se fue dando en las comunidades y también en Tuxtla. La elaboración de los 21 folletos junto con una guía de formación llevó cuatro años. Tiene como misión formar catequistas con fe profunda, clara identidad cristiana u sensibilidad social. La intención al iniciar dicho proyecto fue que cada parroquia contara con catequistas formados con un aprendizaje sólido y discipulado y tiene un objetivo específico que es una formación integral y cualificada en el área del ser, del saber, y saber hacer del catequista.” Declaró la entrevistada.
Añadió “Fue en el año del 2010 cuando los sacerdotes que conformaban la Pastoral Profética, junto con Don Rogelio, resolvieron que el contenido del proceso formativo no era exclusivo de catequistas, sino que era una formación básica para todo agente de pastoral. Por lo tanto es a partir de entonces cuando el Señor Arzobispo nos dio dos indicaciones concretas: Abrirse a todo agente de pastoral y como instancia diocesana impulsarla a las vicarías.”

En cuanto a la manera de desarrollar este proceso formativo dijo “El modo de trabajo es mediante formadores parroquiales, de manera que ellos, tiempo después abran sus escuelas parroquiales con la misma formación y que la misma vaya respaldada por la Pastoral Profética diocesana.”

En el caso de la Vicaría Centro anotó “El trabajo en la Vicaría Centro, se realiza con lo que se conoce como ‘Escuela Juan Pablo II’. Hemos iniciado el día miércoles 12 de septiembre del presente en horarios de seis a ocho de la noche, en la modalidad escolarizada, es decir, un tema cada ocho días.”

Nos expuso también que existen otras maneras de trabajo “Otra manera de trabajar en los decanatos es de modo intensivo, es decir, un sábado y la mitad del domingo se estudia un folleto completo, dos temas por la mañana, dos por la tarde y dos el domingo en la mañana.”
Nos habló de una tercera modalidad “Y la otra modalidad es semi escolarizada y consiste en dar únicamente ejes temáticos. En un fin de semana de estudian dos folletos y consta de cuatro encuentros al año. De este modo se ahorra tiempo y dinero a los catequistas, porque estamos hablando de vicarías de parroquias muy lejanas.” Decía la Hna. Maricela.

Nos compartió cuáles han sido los resultados de dicho proceso “Este año tuvimos graduaciones en las vicarías Norte y Mezcalapa. En la vicaría Centro fueron 18 graduados que se unen a los 24 que ya existían. Todos ellos esperan una especialización en Misionología, Bíblia, Catequesis, Liturgia, por mencionar algunos. Sin embargo, como aún no tenemos estas especialidades, estamos impulsándolos para ser formadores en sus parroquias.”

Finalmente, la Hermana Maricela nos dijo que la formación que ofrece SEDIPAK es formal “Lo que se ofrece es una escuela formal en todos los aspectos, por ejemplo en la evaluación que manejamos y denominamos ‘cosecha’ es hacer una síntesis de lo aprendido que puede ser oral o por medio de un examen escrito.” Concluyó la entrevistada.

Agentes de Pastoral Social participan en Taller de Justicia y Paz



“Para que seamos luz de esperanza para los pobres, los indígenas y los migrantes.”: Lic. Nicandro Antonio Maza

José Gilberto Ballinas Lara

Con la intención de crear conciencia en los agentes de pastoral social, para que puedan conocer los conceptos principales de la Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Tuxtla, se llevó a cabo el primer Curso Taller sobre Justicia y Paz organizado por la Pastoral Social Arquidiocesana y dirigido a sus agentes de pastoral, evento realizado el pasado sábado 15 de septiembre del presente, en la palapa del Pompushuti.

El curso inició con un momento de reflexión y oración con la Sagrada Escritura. La intención, “Sensibilizar a los hermanos con respecto al compromiso que tenemos los laicos, de cara a la realidad y a los que más sufren”, así lo expuso el Lic. Nicandro Antonio Maza Palacios, el principal expositor y guía de las reflexiones.

En entrevista, el Lic.  Nicandro dijo también, que la sensibilización es fundamental para la obra de los laicos en tiempos tan complicados “Para que seamos luz de esperanza para los pobres, los indígenas y los migrantes.”

El expositor nos aclaró que se definieron los conceptos de “paz y justicia” de cara al documento que la CEM publicó recientemente, titulada “Con Cristo Nuestra Paz, México tenga vida digna”, que fue la fuente iluminadora del Taller.

Durante el Curso Taller, hubo varios momentos de trabajo grupal donde se buscaba la participación de los laicos, agentes de pastoral social, donde se vio mucho interés en aportar ideas importantes.

El Señor Nicandro, nos compartió que la Comisión de Justicia y Paz Arquidiocesana busca que esta experiencia no quede como un simple evento “Uno de los resultados que buscamos es dar seguimiento a esto, que no quede aquí. Tenemos proyectado poder realizar una escuela diocesana de Justicia y Paz, a través de un seminario de varios años, que iniciaremos en enero del próximo año”.

Expuso también, que como miembros de la Pastoral Social, se encuentran en un “primer nivel”, el nivel de la asistencia social. Dijo que los agentes de la Pastoral Social están en proceso de transición de pasar a la promoción humana y la organización social y que las expectativas de quienes participaron en este curso taller, fueron conocer lo que significa la justicia y la paz.

Anotó que otra de las intenciones de dicho taller era poder nombrar promotores en cada una de las parroquias, para que la comisión de paz y justicia tuviera presencia y fuera impulsada a través de ellos en toda la Arquidiócesis de Tuxtla.

Por su parte, el Señor Irineo Cruz Hernández, en su condición como coordinador de la Comisión de Justicia y Paz de esta Arquidiócesis, Nos compartió que dicho taller se llevó a cabo con la colaboración de la Pastoral Social Arquidiocesana.  Dijo que la invitación se realizó a todas las parroquias de la Arquidiócesis de Tuxtla, motivados por las realidades tan difíciles que existen en la entidad en materia de justicia y paz. Expresó que se pretende dar formación a los agentes laicos buscando “que ellos identifiquen la dignidad que todo ser humano tiene, así como los conceptos de paz y justicia”.

Sobre la participación, declaró “están presentes hermanos laicos de la zona centro de Tuxtla Gutiérrez, de la zona Frailesca, de la zona Norte, Mezcalapa.” Dejó en claro que fueron alrededor de cuarenta personas las que participaron en dicho taller.

Dijo que, como parte de un programa de trabajo, se ha previsto realizar un segundo encuentro para el mes de diciembre del presente y en el marco del aniversario de promulgación de los derechos humanos.

Al final del taller, todos, luego de una oración comunitaria, se dieron el signo de la paz con un saludo de manos y fuerte abrazo.

Pide Monseñor Rogelio a seminaristas procurar la caridad y el buen comportamiento



Se celebró misa del Espíritu Santo en Catedral San Marcos

José Gilberto Ballinas Lara

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. “He invitado al Seminario, para que juntos Celebremos la Eucaristía, para pedir a Dios les acompañe en su formación durante este año escolar, 2012-2013. El Seminario y la Catedral son dos instituciones, las más importantes de la Iglesia diocesana.” Expresaba Mons. Rogelio Cabrera López durante la misa que se celebró el pasado domingo 02 de septiembre en Catedral san Marcos, con la cual se inició formalmente el nuevo ciclo escolar del Seminario Santa María de Guadalupe.

En dicha celebración, realizada a medio día, se contó con la participación de los padres formadores del seminario, seminaristas, y fieles que comúnmente se congregan para participar de la Santa Misa dominical.

En la homilía, el Señor Arzobispo de Tuxtla, explicó que había pedido la participación del seminario para juntos pedir a Dios por el inicio del nuevo curso. Dijo también que el Seminario y la Catedral son las dos instituciones más importantes de la diócesis y que “La Catedral se debe al Seminario, y el Seminario a la Catedral”.

Por otro lado, expuso que el Seminario es un “semillero de vocaciones sacerdotales”. Expresó que la Iglesia diocesana debe estar muy agradecida con Dios por las vocaciones que Dios le ha regalado. Dio a conocer que son 19 los Presbíteros que llevan a cabo la dirección del Seminario Diocesano.

Remarcó que Cristo es el único que puede ayudar a todos a responder adecuadamente a las exigencias del mundo “Es necesario pedir la ayuda de Cristo para poder responder a lo que el mundo demanda. Para responder como Jesús el Buen Pastor: no olvidemos los valores humanos y espirituales. Procurar la caridad y el buen comportamiento”. Añadió que el mundo pide a los pastores de la Iglesia, “un buen comportamiento y ceñir la conducta a la ley de Dios”, y que es necesario obedecer los mandatos de Cristo.

Anotó que los Sacerdotes son el medio por el cual Cristo actúa en la Iglesia “Si Cristo es necesario, el sacerdote es necesario. Ellos son el medio por el cual Dios actúa en ustedes. A través del sacerdote y los Sacramentos son animados para llegar a Dios.”

Destacó la importancia del Seminario Diocesano como una pastoral necesaria “La pastoral del seminario es la pastoral de las pastorales, porque ahí se forman a los sacerdotes.”

Terminada la homilía, los Presbíteros que conforman el equipo formador hicieron su profesión de fe y juramento de fidelidad.