lunes, 12 de diciembre de 2011

Una pequeña reflexiòn sobre el tema del Amor

Josè Gilberto Ballinas Lara
(MAESTRANTE: Filósofo, comunicador y psicólogo)

Uno de los temas màs importantes, es el grandioso tema del Amor. ¿A què se debe su importancia?. Bueno comenzarè diciendo que el hombre mismo, sus acciones, su propia vida lo suponen.

Quiero destacar que mucho se ha dicho sobre el Amor, en toda la historia de la humanidad, desde que el hombre es conciente de sì hasta nuestros dìas ha estado presente este tema. Con el hecho simple de desear algo y esforzarse por obtenerlo, sea cualquier objeto material (dinero, riqueza, etc.) o cualquier otra cosa, se ha dado ya un primer paso en el Amor.

Si pones tu interès en algo o tambièn en alguien y toda tu vida se perfila en un esfuerzo constante por alcanzarlo, ya te mueves en el plano del Amor. Nadie, ningùn ser humano lo suficientemente conciente de sì puede estar al margen del Amor, el mayor de los temas. Tu propia vida està en orden al amor. Claro que un suicida ha perdido la capacidad de amar, por ello busca la muerte ya que no encuentra un solo sentido para vivir. ¿Vives?, es porque amas.

Ahora bien, no es mi itenciòn dar a conocer lo que es el Amor, estrictamente hablando, eso serìa una tonterìa de mi parte, serìa un pobre iluso si quisiera hacerlo. Sin embargo, si quiero manifestar mi opiniòn al respecto, quizà una opiniòn entre muchas, pero al final de cuentas una opiniòn y que està sustentada por un ejercicio previo de la razòn pero que inside en la realidad, la vida misma.

El Amor, ¿Què es, en què consiste?. No me extenderè demasiado en este punto por el momento.

Ahora mismo ha llegado a mi mente aquellas grandes enseñanzas de los sabios griegos de la antigüedad. Primeramente descubro còmo se consiviò al hombre como ser capaz de anhelar y màs aùn desear aquello que no tiene, pero que de poseer le provocarìa un gran gozo y placer, es un amor un tanto egoista solo busca el satisfacerse a uno mismo por medio del otro, eso puede ser llamado como el amor en el nivel del Eros.

Por otro lado, se conprendiò ademàs que el mismo hombre pude ser capaz de querer aquello que ya tiene, aquello que està ahì, pròximo y que le provoca el gozo y la alegrìa esperados al compartir los mismos sentimientos el uno por el otro un sentimiento simultáneo entre el Yo y el Tù. A esto podemos llamar amor Filia (Philia) o fraterno que muchos lo asemejan con el querer, te quiero, me quieres. 

En este ùltimo nivel, es donde el ser humano en general puede llegar, y asì lo ha demostrado la realidad, la vida misma, es en el querer donde la mayorìa de los que aman se quedan, quizà por que la naturaleza misma del ser humano no da para buscar algo màs.

Sin embargo, el Amor no termina ahì. Tiempo despuès de los sabios griegos de la època clàsica apareciò, en otro lugar, un personaje muy especial, que entre sus enseñanzas sobre el Amor exponìa algo que parecìa superar el amor filial, decìa que el Amor verdadero consistìa en entregarse libre y totalmente al otro sin esperar nada a cambio. Este personaje es conocido como Jesùs de Nazareth, el mismo que los que somos cristianos llamamos Hijo de Dios, el Verbo de Dios hecho hombre para demostrar a la humanidad el sentido ùltimo del Amor, o el Amor en su màxima expresiòn, mismo que dio a conocer no solo con palabras y discursos, sino con la vida misma, entregàndose libre y totalmente hasta la muerte por amor al otro y por su propia salvaciòn. Este Amor sublime, ùnico, autèntico es a lo que muchos suelen llamar Àgape y por supuesto que supera inmensamente a los dos anteriores.

En este punto, me permito amitir mi opiniòn particular referente al tema del Amor.

Para mì, amar es darse uno mismo, entregarse totalmente a la persona amada, es hacer de nuestro propio ser una donaciòn libre que busque la felicidad del otro, al punto de olvidarse de uno mismo. Es la entrega ùnica y definitiva del Yo al Tù sin que existan condiciones de pormedio, es entregarse por el simple hecho de hacer feliz al otro, sin esperar que el ser amado haga lo mismo por tì, es decir, que se entregue a tì como tù lo has hecho. 

Por supuesto que asumo que nunca nadie podrà amar al mismo nivel como lo hizo Cristo, pero en el esfuerzo constante por amar cada vez un poco màs como Èl està el mèrito y el sentido en la pràctica.

Ahora bien, no es mi intenciòn omitir el Eros y al amor filial, sino verlo como un todo, como parte de un proceso donde la persona se encamina en el proceso del amar superando poco a poco el amor egoista del Eros con el amor filial y finalmente haciendo grandes esfuerzos por alcanzar poco a poco el Amor Àgape. 

Concluyo diciendo que aunque para muchos esto puede sonar descabellado, es una realidad, màs aùn, eso es en realidad el Amor, un esfuerzo por parecerse un poco màs al Amor de Cristo, entregarse cada instante y cada dìa al ser amado solo para procurar su felicidad. Esto y solo esto es el amor verdadero y pleno. Asì lo he entendido y asì me esfuerzo por vivirlo con la ayuda de Dios.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Necesidad de una nueva visión en la educación especial


José Gilberto Ballinas Lara
(MAESTRANTE: Filósofo, comunicador y psicólogo)

Comienzo diciendo que considero la educación especial como una necesidad de primer orden en cuanto a educación se refiere.

Vivimos en una sociedad que está abriendo los caminos para sacar del abandono a todas las personas que tienen capacidades diferentes, adoptando, cada vez con más fuerza, una actitud de integración más que de rechazo hacia este grupo vulnerable.

Es importante continuar haciendo estos esfuerzos por integrar a la vida social a estas personas, ayudarles a desarrollar sus capacidades en todos los aspectos para ellos poder ponerlos al servicio de la sociedad.

Es tan importante lo que las escuelas de educación especial hacen al respecto y es digno de aplaudirlo, pero, aún falta mucho por hacer: por ejemplo, concientizar más a los formadores para que tengan un visión de persona  y no solo de sujeto una visión que involucre, sí, los aspectos psíquicos, del educando pero también el aspecto moral, ético y , porqué no, hasta espiritual del mismo, de ese modo, su labor será mucho más acertada y ser verá reflejada en un proceso del aprendizaje más claro y con mejores resultados. 

Por su parte, el Estado debe intensificar los trabajos en pro de una mejor formación de docentes especializados en la educación especial, cultivando en los docentes una visión personalista que, como he dicho antes, estudie y enfrente al ser humano como persona íntegra independientemente de las limitaciones físicas que este pudiera tener.

Por otro lado, no está demás insistir a los padres de familia, en especial a aquellos que no aceptan la idea de tener un hijo (a) con capacidades diferentes, a asumir su responsabilidad como primeros educadores, fomentando de igual manera la formación de sus hijos pero de una manera integral (psicológica, fisiológica, espiritual y racional). De este modo, pues, el esfuerzo conjunto en la educación de ellos, padres de familia y docentes, estará encaminado a obtener mejores resultados y por supuesto, nuestros jóvenes podrán ir superando las barreras que encuentran en su camino y que muchas veces no son causadas tanto por su discapacidad, si no por la marginación y olvido en el que se les tiene.