domingo, 10 de julio de 2011

¿Filoso...qué?

José Gilberto Ballinas Lara

MAESTRANTE (Filósofo, comunicador y psicólogo)

Es probable que al menos en una ocasión hayas escuchado el término Filosofía, o bien, lo hayas leído: en algún texto, revista, en la televisión o por algún otro medio. En algunos, este hecho habrá provocado una inquietud que los llevaría tarde o temprano a considerar éste asunto. Sin embargo, también habrá quienes le resten importancia, sea por una u otra razón, pero en definitiva es seguro que nos habremos encontrado con el concepto en cuestión.

Es común entre las personas relacionar el término filosofía al modo de pensar de un sujeto, o de un grupo,  lo cual no está lejos de una definición correcta o al menos aceptable de la misma. El término ha sido definido desde distintas perspectivas y por muchos filósofos en distintas circunstancias.

La filosofía no es la sabiduría de algo, menos una ciencia, es “una reflexión sobre los saberes disponibles”. No aprendemos filosofía, sino más bien aprendemos a filosofar, es decir, nos preguntaremos por nuestro pensamiento, el de los demás, por lo que la experiencia nos manifiesta, por lo que nos oculta. La filosofía no es ajena a nosotros, es decir, si bien existen especialistas en la materia, es también cierto que filosofar es parte de nuestra vida “La filosofía no es fundamentalmente una especialidad, ni un oficio, ni una disciplina universitaria: es una dimensión constitutiva de la existencia humana” como declara también André Comte.  Es necesario pues que hagamos conciencia de que somos seres dotados de razón a diferencia de los demás seres a quienes su actuar se debe a una determinación en su naturaleza,  o al instinto.

Las ciencias particulares, buscan una verdad o un saber concreto y o particular, la filosofía busca la verdad absoluta, la que da sustento a todo, y que en definitiva nos procura una vida mejor y sobre todo una existencia feliz tanto individualmente como colectivamente.

Con lo hasta aquí tratado, creo es suficiente para proponer la siguiente definición: la filosofía es la búsqueda del saber último y definitivo, y que tiene por objeto ayudar a entender y darle sentido a la vida, para vivirla de la mejor manera, procurando la felicidad. Sin embargo, dicha búsqueda, se realiza única y exclusivamente con la inteligencia, es decir reflexionando sobre lo que sabemos y podemos alcanzar a saber. Tenemos también el discurso como medio para manifestar lo que de momento sabemos a los demás. Es esta una definición que obviamente no pretende ser definitiva, eso sería ¡absurdo!, porque la filosofía es tan extensa y no puede abarcarse de una sola vez, ni por una sola razón. Tantos Siglos, tantos filósofos, tanto esfuerzo, no puede reducirse a una concepción. Sin embargo, esto que su servidor (como estudiante de filosofía) ha propuesto, es entendible, es claro, y tiene de algún modo lo esencial de la mayoría de las definiciones que en el tiempo se han formulado.

Ahora, te toca a ti considerar la tarea de filosofar desde tu realidad, es decir, desde donde te ha tocado vivir, pregúntate por los acontecimientos comunes que percibes a diario. Pero en la medida de lo posible, acércate a los textos de filosofía, o en su defecto solicita ayuda de alguien que puede brindártela, y por qué no, invita a los demás a hacer lo mismo. De esta manera podremos comprender lo que acontece en nuestras vidas y en el mundo, del cual somos parte. Y como dije antes, podremos vivir mejor y será más fácil encontrar el camino a la felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario