jueves, 17 de enero de 2013

Reliquias de Santa Faustina Kowalska en la Arquidiócesis de Tuxtla



Sus reliquias estuvieron expuestas durante el 1er Encuentro con Jesús Divina Misericordia realizado en el Seminario Mayor.

José Gilberto Ballinas Lara

TUXTLA GUTIÉRREZ. “Dios no nos pide imposibles, pero sí nos pide, hacer todo lo que podamos en favor del otro” Expresó Mons. Eugenio Lira Rugarcía, en Misa celebrada en el marco del 1er Encuentro con Jesús Divina Misericordia, realizado el pasado 16 de diciembre de 2012, en el Seminario Mayor Diocesano de Tuxtla.

La Bienvenida corrió por cuenta del Pbro. Amilcar Cancino, quien motivó a los presentes a disponerse a vivir un encuentro con Cristo Misericordioso. También se contó con la presencia de la Sra. Maribel Parroquin, quien estuvo animando a todos en la fe durante toda la jornada.

En otro momento, el Pbro. José Luis Aguilera Cruz, participó con el tema “La Misericordia de Dios desde la Sagrada Escritura”. Expresó que la Misericordia del Señor es inmensa “La misericordia que se entrega, se da, es la Misericordia del Señor” Habló de la fidelidad de Dios “Dios es fiel. Él no nos trata según nuestros pecados, sino según su corazón lleno de amor”

Tiempo después hubo un significativo momento de adoración al Santísimo Sacramento, que estuvo dirigido por el Pbro. Elí Ballinas Urbina. Todos los fieles se entregaron en adoración a Cristo y, al final del acto, recibieron la Solemne bendición del Señor.

“La relación entre el Inmaculado Corazón de María y la Divina Misericordia” fue el siguiente tema, expuesto por el Pbro. Carlos Humberto María Pio S. Para luego dar paso al primer espacio de veneración de las reliquias de Santa Faustina, momento muy emotivo por la emoción y alegría de todos los que pasaron ante ella.

Después de un breve descanso, siendo las tres de la tarde, la Asamblea se dispuso a rezar con devoción y confianza la “Coronilla de la Divina Misericordia”, dirigida por Maribel Parroquin y cantada por todos los presentes.

Poco después tocó el turno a Mons. Eugenio Lira quien compartió muchas de las anécdotas que le han sido significativas durante su vida, sobre todo aquellas que le llevaron a la devoción la Divina Misericordia.

El encuentro finalizó con la Santa Misa, donde el también obispo auxiliar de Puebla, explicó a los fieles “Dios no nos pide imposibles, pero sí nos pide, hacer todo lo que podamos en favor del otro. Se trata de tener un corazón que vea dónde se necesita y que actuemos”

Especificó que la familia es un espacio donde se debe actuar “Veamos cuánto necesita nuestra familia de nosotros, y compartamos con ella nuestro tiempo y nuestro cariño”, y concluyó con una oración “Que la Santísima Virgen María, Santa Faustina, y el Beato Juan Pablo II, intercedan por nosotros”

Fueron muchos fieles los que se acercaron a comulgar. Al final de la misa, se volvió a permitir que los asistentes veneraran las reliquias de la Santa de la Divina Misericordia, llevándose consigo unas imágenes impresas de Jesús de la Misericordia transformadas en reliquias de tercer grado, debido al contacto de estas con la urna de las reliquias de Santa Faustina. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario