jueves, 17 de enero de 2013

La Parroquia de San Juan Diego, una comunidad joven que avanza


José Gilberto Ballinas Lara

TUXTLA GUTIÉRREZ. El Pbro. Luis Antonio Muñoz Alonso párroco de San Juan Diego, Tuxtla; nos habló referente a la vida pastoral de la comunidad que él encabeza, en entrevista realizada el pasado 04 de diciembre de 2012, en el Templo parroquial ubicado en el barrio “La Pimienta” de la capital chiapaneca.

“Creo que como todas las parroquias, especialmente las muy jóvenes, como esta de San Juan Diego, tienen un proceso un poco difícil ya que, como nosotros, están en proceso de construcción. Quizá no es la construcción material de la Casa de Dios, del Templo, que aunque faltan algunos detalles en cuestión de salones etc., sino la construcción de la comunidad eclesial.” Comentó.

Los agentes van madurando en la fe
Sobre la construcción espiritual de la comunidad, el padre Antonio, nos dijo “Esta construcción tiene un proceso. Los agentes de pastoral van madurando en la fe, van creciendo en la responsabilidad, y es en este proceso en el que nos encontramos, avanzando poco a poco. Esto no quiere decir que antes no hubo nada, sino estoy consciente que hubo un trabajo muy especial y específico en una etapa muy importante de la parroquia.”

Nos dijo que la parroquia asume el Plan Diocesano de Pastoral y lo aplica en su plan parroquial “Con el Plan Diocesano de Pastoral, el conocerlo y asumirlo va de alguna manera no haciendo a un lado el plan parroquial, sino en la parroquia se retoman las urgencias que descubrimos en nuestra comunidad y fortaleciendo lo que ya hemos trabajado, pero esto ya es propiamente del mismo plan diocesano vamos retomando las actividades, dándole más forma, buscando responsables, recursos, etc.”

Fortaleciendo la vida de Comunión
Sobre los  aspectos que más han trabajo, nos comentó que la vida de comunión es uno de ellos “Retomamos del mismo Plan Diocesano la formación de los agentes, el evangelizarlos como un proceso sistemático y, al mismo tiempo, fortalecer la comunión. En una parroquia nueva, el sentido de la comunión es lo que más adolece. Por eso hemos reforzado la vida de comunión, por ejemplo el hacer que las capillas no se sientan aisladas sino que son parte de un todo.”

Nos dijo que la comunidad parroquial ha experimentado, ya, la misión “De igual modo, las pequeñas comunidades existentes que no se sientan aisladas, sino que son parte del todo que es la comunidad parroquial. En resumen, la vida de comunión y la formación de los agentes han sido nuestros caballitos de batalla. Además, hemos tenido, este año, la experiencia de compartir  un poco de esto que el Señor nos ha regalado y hemos tenido la experiencia de misión en nuestra parroquia.”

La falta de comunicación como una limitante
Al preguntarle si existen limitantes que eviten el desarrollo de la vida parroquial, esto nos compartió “Una de las limitantes que he encontrado en esta parroquia es la falta de comunicación. Aunque tenemos los espacios como la reunión del Consejo Parroquial, donde informamos de todas las actividades de nuestra parroquia y los sectores, hemos implementado espacios a través de los retiros, de convivencias para poder comunicarnos.”
El párroco, externó que al no asistir a las reuniones parroquiales se pierde la comunicación “Sin embargo, cuando por algún motivo alguno de los agentes no asiste a estas reuniones o por que se suspenden las mismas, esto hace que en algunos momentos se detenga un poco el trabajo parroquial. La falta de comunicación es una variable que impide que avancemos con mayor seguridad.”

En contraste, le pedimos que nos explicara aquellos elementos que han favorecido los procesos parroquiales “Por el contrario, algo que veo con mucha ventaja es que hay varios agentes de pastoral que son muy responsables y toman muy enserio su papel, y se desempeñan sin que uno tenga que estar detrás de ellos. Con su actitud le van dando movimiento a la parroquia.”

La parroquia cuenta con agente de pastoral entregados a su servicio
Declaró que el hecho de contar con agentes con un gran nivel de responsabilidad de la mucha certidumbre “Esto me da cierta seguridad, cuando por algún motivo me tengo que ausentar momentáneamente sea por alguna reunión con otros presbíteros, o por otras razones de fuerza mayor, se que estos hermanos harán que la parroquia siga caminando.”

Nos comentó que, en este Año de la FE, la parroquia ha tenido a bien, participar de muchas maneras “En el año de la fe, hemos estado atentos con los eventos que ha habido en esta vicaría episcopal, como la apertura que hubo el 11 de octubre pasado. Además, se les ha pedido a todas las comunidades que adquieran la Carta Apostólica del Santo Padre ‘La puerta de la fe’ para que lo reflexionen y de ese modo estén empapados con este acontecimiento.”

El pastor y guía de esta parroquia anotó que en la homilías también abarca el tema de la fe “De manera personal en la homilía, a la luz de la Palabra de Dios, siempre que haya una oportunidad volvemos a insistir en el sentido de la fe.”

Finalmente invitó a todos los lectores a participar cada año en las festividades en honor a San Juan Diego, que se realizan del 01 al 09 de diciembre, porque “San Juan Diego no está aislado del acontecimiento guadalupano, sino que es parte del mismo, y todo lo que sea parte de nuestra Madre Santísima, la Siempre Virgen Santa María de Guadalupe es importante para nosotros” Finalizó diciendo el Padre Luis Antonio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario